6 de enero de 2011

Imperio Romano (900 a.C. - 14 d.C.)

A rodar la vida. Julio César ante la cabeza de Pompeyo, asesinado por Ptolomeo XIII.
La formación del Imperio Romano fue un proceso que duró cerca de mil años y que en este blog vamos a resumir en algunas palabras, porque sabemos que los textos muy largos, en internet, aburren. Por eso, no sean pretenciosos y no esperen saber detalles. Arrancamos.

Todo empieza con los etruscos, un enigmático pueblo cuyos orígenes no son claros. Alrededor del año 900 a.C., los etruscos invadieron y urbanizaron aldeas en la región que luego sería Roma.

En 510 a.C., la nobleza romana (la clase más poderosa de la sociedad que vivía en Roma) expulsa al último rey etrusco y proclama una república. Entonces se organiza un poderoso ejército con el que se conquista a toda Italia.

A partir de ese momento, la sociedad romana fue sufriendo modificaciones. En el aspecto social, los plebeyos fueron alcanzando mejoras. En el siglo IV a.C. tuvieron representantes en el Senado por primera vez y se admitieron los casamientos entre nobles y plebeyos.

En 390 a.C., los romanos enfrentaron la invasión de los godos, que saquearon la ciudad. Pero se recuperaron y, años más tarde, sometieron a personas de otras regiones: los latinos y los hérnicos. El ejército romano dominó toda Italia y mantuvo una difícil lucha con la ciudad de Cartago: las Guerras Púnicas (264-146 a.C.).

El enfrentamiento tuvo tres etapas. En la primera, los romanos conquistaron Sicilia. En la segunda, la más famosa, el militar cartaginés Aníbal cruzó los Alpes (una altísima y helada cadena de montañas) en pleno invierno montado sobre elefantes para sorprender a los romanos, sufriendo muchas bajas, pero no pudo obtener la victoria definitiva. La última etapa consistió en la invasión a Cartago: la ciudad fue incendiada y muchos habitantes murieron.

 Fresco para chomba. Aníbal cruza los Alpes en invierno, durante las Guerras Púnicas.

Luego de derrotar a su archienemigo Cartago, los romanos prosiguieron sus conquistas. Tomaron Grecia; Macedonia (197-146 a.C.); Siria (187 a.C., al derrotar a Antíoco III); España (133 a.C.); Asia Menor (133 a.C., al morir el rey Átalo de Pérgamo); África del Norte (110 a.C.); Palestina; Galia (antigua Francia, 50 a.C.); y Egipto (38 a.C.).

La oligarquía romana, para frenar las reformas democráticas, cedió el gobierno a Lucio Cornelio Sila (88-80 a.C.), quien actuó como un dictador.

Le sucedió Pompeyo (79-60 a.C.), que pacificó Roma y terminó con un enfrentamiento que preocupaba a Roma: la guerra de Asia. Se ganó, por sus campañas en Sicilia y África, el apodo adulescentulus carnifex (adolescente carnicero).

Luego se formó el primer triunvirato (tres personas gobernano un mismo territorio): Pompeyo, Julio César y Craso. Craso murió en 53 a.C. y los otros dos se enfrentaron entre sí. Julio César venció pero al poco tiempo fue apuñalado en el Senado (44 a.C.).

Tras una guerra civil se formó el segundo triunvirato. También hubo enfrentamientos, y Octavio Augusto se impuso a Lépido y Marco Antonio.

En 27 a.C., Octavio (sobrino de Julio César) eliminó a los pretendientes al poder y controló los cargos de gobierno de la república. Tomó el título de príncipe y gobernó hasta el 14 d.C. Durante su gobierno se aseguró la paz en todos los dominios romanos y progresó el comercio.

Otra que el Obelisco. Columna del emperador Pompeyo, en Alejandría.

1 comentario: