1 de marzo de 2014

Espartaco (113 – 71 a.C.)

Espartaco (113 a.C. – 71 a.C.) es uno de mis personajes favoritos de la Historia Universal. Es necesario decirlo antes de empezar este texto. Primero, les cuento qué dice la historia oficial sobre él. Después, lo que me hace quererlo tanto.

La historia oficial: Espartaco fue un ser humano nacido en Tracia que, como muchísimos otros durante la Edad Antigua, fue convertido en esclavo. En su caso, fue esclavizado por los líderes del Imperio Romano y luego vendido para trabajar en una escuela de gladiadores.

En el año 73 a.C, Espartaco ideó un plan para liberarse y liberar a sus amigos de la esclavitud. Dicen que 74 hombres (entre los que se destacaban Crixo y Enomao) huyeron de Roma llevándose todas las armas que encontraron. Luego, para sobrevivir, robaban a la clase alta. Siempre, pero siempre, Espartaco repartía el botín en partes iguales.

Las noticias llegaron a los líderes del Imperio Romano: el emperador Adriano envió nada menos que 3.000 soldados para terminar con la rebelión. Pero Espartaco, además de valiente, era un estratega genial y consiguió derrotarlos en la memorable Batalla del Vesubio.

El Imperio comenzó a perseguir a Espartaco y a sus compañeros, pero ellos escapaban una y otra vez. En cada lugar al que llegaban, ofrecían libertad a los esclavos, y el grupo se hizo mucho más numeroso.

Espartaco no pretendía derrotar a las legiones romanas, su plan era otro: unir a la mayor cantidad posible de esclavos para que todos juntos pudieran escapar de territorios romanos y vivir libres en tierras que no tuvieran dueño.

El número de compañeros de Espartaco creció hasta que llegaron a ser más de 60.000. Roma puso a tres de sus mejores generales (Pompeyo, Craso y Lúculo) a cargo de 120.000 soldados cuya orden era masacrar a los rebeldes.

La batalla final (sucedida en 71 a.C.) tuvo tristes resultados: los romanos asesinaron a la mayor parte de los rebeldes y tomaron como prisioneros a 6.000 para recordar cuál puede ser el precio de luchar por la libertad: los crucificaron con diez metros de distancia entre uno y otro, formando un largo camino de cadáveres colgados de cruces.

El cadáver de Espartaco nunca fue encontrado.

Lo que me hace quererlo tanto: Espartaco simboliza la lucha por el futuro, para que personas a las que ni siquiera llegaremos a conocer vivan mejor. En primera instancia, se puede pensar que la lucha de Espartaco fracasó, porque no sólo no liberó a los esclavos sino que la mayoría fue asesinada. Pero pensándolo bien, Espartaco fue fundamental para la lucha contra la esclavitud, por motivos ideológicos y también prácticos.

Desde lo ideológico, él dejó en claro que los esclavos no querían ser esclavos y que podían oponerse a eso. Sin Espartaco, sin revoluciones fallidas, sin personas que hubieran dejado la vida por esa lucha, es probable que la esclavitud hubiera existido muchos siglos más, tal vez hasta hoy. Muchas veces la verdadera lucha es oponerse una y otra vez, aun perdiendo, para que cada lucha sea más fuerte y esté más cerca de triunfar.

Desde lo práctico, luego de la muerte de Espartaco, sucedió lo siguiente: el Imperio Romano perdió cerca de 70.000 esclavos, con lo cual todo lo que se producía (comida, vestimenta, limpieza) disminuyó notablemente,  lo que concientizó a la población de la importancia real que los esclavos tenían. Los propietarios de esclavos tenían menos “trabajadores” y además tenían miedo de otra rebelión, entonces empezaron a cambiar las condiciones de esclavitud. Se dejó de lado la tortura como método de castigo y se ofrecía a los esclavos la posesión de pequeños espacios de tierra a cambio de que entregaran una parte de su cosecha. Estos no fueron sino los primeros pasos hacia el fin de la esclavitud.

Espartaco, fuiste un genio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario